Cargando...

Osteopatía

“La osteopatía está basada en el trabajo perfecto de la naturaleza. Cuando todas la partes del cuerpo humano están en orden el resultado es la salud. Cuando no es así, el resultado es la enfermedad. Cuando todas las partes son reordenadas la enfermedad da paso a la salud. El trabajo del osteópata es ajustar el cuerpo de su estado anormal al normal.

El dios de la naturaleza es la fuente de la sabiduría y la habilidad, y el trabajo mecánico realizado en todos los seres vivos es el resultado de esa absoluta sabiduría. El hombre no puede añadir nada más a este trabajo perfecto ni mejorar nada en el funcionamiento normal del cuerpo humano” . Andrew Taylor Still (1828-1917), padre de la osteopatía.


Se trata de una disciplina terapéutica que reúne un conjunto de conocimientos basados en la anatomía y fisiología del cuerpo humano, en el conocimiento de cómo intervienen los distintos sistemas en la producción de la enfermedad y en la aplicación de técnicas de normalización de las funciones alteradas.

La filosofía originaria de la osteopatía es tratar al ser humano de forma global, restituyendo el equilibrio por medio de técnicas manuales dirigidas a los tejidos disfuncionales. Se trata de una terapia manual que ayuda a aliviar, corregir y recuperar disfunciones musculo-esqueléticas y patologías orgánicas.

La osteopatía podemos dividirla en tres grandes bloques, cada uno de ellos con sus técnicas bien diferenciadas:

• Osteopatía estructural. Trabajamos sobre el sistema musculoesquelético.

• Osteopatía visceral. Se trata de técnicas aplicadas sobre el sistema visceral (estómago, hígado, intestino grueso…)

• Osteopatía craneal. Actuamos sobre la movilidad craneal y en su relación con el sacro por medio de las membranas meníngeas y el líquido cefalorraquídeo. Muchas lesiones que frecuentemente podemos padecer son solventadas desde el trabajo craneal osteopático debido a la inmensa relación craneal con el resto del organismo.

OSTEOPATÍA INFANTIL

¿Cómo ayuda la osteopatía a un bebé recién nacido?

El proceso del nacimiento es uno de los más importantes de nuestra vida.
Tenemos que soportar grandes fuerzas de compresión durante el viaje a través de la pelvis materna que nos permiten nacer. Este momento puede producir un gran impacto en el funcionamiento del Movimiento Respiratorio Primario creando patrones que continuarán en el bebé en la edad adulta.

Si las presiones y tensiones, naturales o provocadas por instrumentalización médica (por ejemplo: fórceps), que recibimos durante el parto no se resuelven solas o con la ayuda de la Terapia Cráneo-Sacral, toda la estructura se organiza entorno a esas tensiones pudiendo aparecer en el bebé complicaciones tales como:

• Cólico del lactante
• Regurgitación
• Tortícolis congénita
• Asimetrías craneales
• Dificultad de conciliar el sueño
• Irritabilidad
• Problemas de succión
• Lagrimal obstruido

El Movimiento Respiratorio Primario del bebé es muy delicado, de modo que el tratamiento tendrá que aplicarse con mucho cuidado y siempre por un terapeuta especializado. Los bebés responden en seguida al tratamiento Cráneo-Sacral. Es muy importante crear un ambiente de confianza para la mamá y el bebé. Debemos utilizar todos los recursos posibles, miradas, gestos, canciones, juguetes, el pecho de mamá.


¡Inscríbete ya!

Más Información

ContactO

Llámanos
952 650 760
Dirección
Calle Cristo De la Epidemia 93
29013 Málaga
Recargar